Discutir y explicar los Círculos en los Campos de Trigo o Agroglifos, que es otra manera de llamarlos, es meterse en una desconcertante y extraña certeza, a lo largo de estas líneas y geometrías sujetas a numerosos juicios sobre su lugar de nacimiento.

Es realmente una maravilla anormal y esto implica que se aleja de nuestra comprensión o la forma en que la gente comprende las maravillas. Sin una aclaración legítima, esta maravilla se analiza pendularmente entre verdades y mentiras, entre historias y mitos, entre lo genuino y lo falso.

Para ello, para tener la capacidad de hablar sobre este tema, debemos aislar las realidades de las historias, es decir, los hechos de los juicios.

Lo que es genuino y real es que desde 1966 en Australia empezaron a aparecer agroglifos en los campos de trigo y que este fenomeno empezó a expandirse en algunos puntos del planeta (Inglaterra, Australia, Suecia, Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Hungría, Bulgaria, Japón, Nueva Zelandia, Canadá, Estados Unidos y la CEI (ex URSS).

 

Estos dibujos que eran una mezcla de círculos desplazados perfectos, al comienzo median alrededor de 10 a 15 metros; Con el paso de los años los círculos que aparecieron fueron progresivamente mas alucinantes y grandiosos, inclusive algunos de más de 600 metros, cubriendo hasta 10.000 metros cuadrados de superficie. Es sorprendente la exactitud y precisión de la impresión en los campos y el sentido en el que se pliegan y enrollan los tallos sobre la tierra. El circuito y las formas son muy claras y nítidas, como si hubiera estado guiado por una gigantesca brújula.

Ademas los granos nunca están dañados y los tallos no están retorcidos ni rotos y siguen creciendo aún aplastados. Algunos círculos han sido formados con unas pocas capas de picos desplomados en espiral, situados en un curso y el otro en el otro lado.