mandala2-imagen10

Una vista en perspectiva, todo se conecta

mandala2-imagen1

Un desenfoque que refuerza el centro, vibrante, vivo

mandala2-imagen11

El mandala se expresa como una flor que da la vida

Un mandala es un viaje del que uno nunca sabe a que lugar va a llegar, y que se inicia con un punto. A partir de ahi, el despliegue es potencialmente infinito, y las formas y los colores van apareciendo a medida que uno se conecta con el y con la geometría sagrada

Surgen de manera mágica y asombrosa formas y combinaciones que uno no anticipa ni proyecta antes de empezarlo, y cuando uno aleja la mirada y sobrevuela el lienzo no deja de admirar esa característica improvisatoria que se devela ante nuestros ojos.