En este posteo, quiero compartir con todos los interesados en estas exploraciones, el camino de un mandala, que al momento actual está siendo creado, aun no ha finalizado. Por lo que seguire agregando imagenes en la galeria que agrego al final de este parrafo.

Como digo siempre, es un camino de inciertos atajos, y en el que uno va construyendo código universal como si fuera un canal que puede expresar determinadas formas y colores, los que seguramente habitan en nuestro inconsciente desde siempre. Un mandala es un recorrido que a mi en lo personal me brinda mucho placer interior. Nunca me interesa saber lo que le parecera a los demás al verlo, sino mas bien cuanto lo disfruta mi espiritu, mi ser interior, es un regalo para mi alma. Paso varias veces al dia por mi taller y lo veo, y observo que me pide cosas, un color, una nueva forma, y siempre espero tener el momento para agregarlo. Lleva tiempo, mucho.

Sin duda alguna no es un FIN, es un medio que en algun momento uno decide concluir, pero con la sensación de la fractalidad, en el sentido que en cada forma, se encuentran infinitas posiblidades deseguir investigando, tanto hacia adentro como hacia afuera.