En otra de las excursiones a las estructuras que nos muestran los patrones geométricos de la naturaleza, comencé a observar el Kiwi en un corte transversal y percibí un orden potente alrededor del tronco o nucleo que tiene que ver, desde mi percepción con la maravillosa manera en la que la naturaleza preserva la semilla que representa ni mas ni menos que la vida.

Si vemos la galeria que aparece al pie de esta nota, se aprecia en acercamientos sucesivos, que hay 41 receptaculos radiales organizados alrededor del nucleo o tronco, y que en cada uno de ellos se encuentran ubicados un par de semillas, las que a su vez estan protegidas por un liquido o cuerpo gelatinoso, que aparentemente las nutre. Aca se me representa una similitud con la placenta de la madre y el liquido amniótico que alimenta al bebe o “la semilla” que crece protegido dentro de ese receptaculo.

Además, lo que nosotros llamamos “pulpa” de la fruta, recubre por completo estos receptáculos hasta llegar a la cascara del kiwi, haciendo las veces de una doble cobertura, protegiendo a las semillas que van a dar la vida. O sea, percibo y comprendo la importancia que el universo y la naturaleza le dan a la continuidad de la existencia del kiwi, como representante de un objeto viviente.